Prótesis punk: Mari Katayama, el fascinante arte de una escultura viviente

Por Chris Campion

Traducción Mundo Performance

Nacida con hemimelia tibial, la artista japonesa Mari Katayama decidió que le amputaran las piernas a los nueve años. Ahora usa su cuerpo en su deslumbrante trabajo, adornado con cristales, caracoles marinos y muñecos de tamaño natural.

Mari Katayama mira desde el centro de la fotografía, luciendo como un maniquí con un bob de Louise Brooks. Iluminada por luces de colores y rodeada de todos sus artefactos personales, lleva un corsé color crema y está reclinada en un sofá de dos cuerpos estilo Luis XVI. Junto a ella se sienta una muñeca de tamaño natural, una réplica de ella cosida a mano, y en el suelo, al frente, decorada con imágenes de hojas y mariposas, yace sus piernas protésicas desechadas, cada zapato adornado con una luz brillante.

Ofelia (2013) De una serie de fotos de mujeres imaginadas expuestas en la Trienal de Aichi 2013. Aquí, Katayama invoca a la trágica heroína de Hamlet, según la pintura del prerrafaelita británico John Everett Millais.

Katayama nació con hemimelia tibial, una afección extremadamente rara que impide que los huesos de la parte inferior de las piernas se desarrollen por completo, dejándolos a menudo acortados. En su caso, la afección también provocó un pie zambo y una hendidura en la mano izquierda que se parecía a las pinzas de un cangrejo. En consecuencia, los motivos de cangrejos se repiten en la obra de la artista japonesa, que también nació bajo el signo de Cáncer.

«No puedes separar mi cuerpo de mi trabajo» dijo cuando nos reunimos en Gateau Festa Harada, una fábrica de dulces en Gunma que también funciona como galería y alberga una retrospectiva de su trabajo. «Pero», insiste, «no estoy haciendo arte con mis discapacidades». Sin embargo, dado que utiliza su cuerpo como una especie de escultura viviente, reconoce que el tema es complejo.

Así existo # 2 (2015) Para la artista, sus fotografías son secundarias. «Si hago algunos objetos y hay algo en ellos que me parece hermoso, entonces quiero fotografiarlos»

Aún en sus veintes, Katayama es una estrella en ciernes, su trabajo ya atrae la atención de coleccionistas y curadores en Europa y América, una rareza en el vibrante pero insular mundo del arte contemporáneo japonés. Sorprendentemente, Katayama nunca se propuso ser artista. Sus objetos intrincadamente bordados y disecados – con incrustaciones de encajes, caracoles marinos, cabello, cristales e imágenes en collage – fueron hechos exclusivamente para su propia diversión. Y el arte estaba lejos de su mente cuando comenzó a retratarse. «Solo estaba tomando fotos para mostrarles a mis amigos en MySpace lo que había hecho», dice.

La retrospectiva, que tiene lugar en Gunma, al norte de Tokio, es una de las dos principales exposiciones de Katayama. La otra es una exposición de su nuevo trabajo llamada On the Way Home y se encuentra en el Museo de Arte Moderno de la prefectura. En persona, Katayama no se parece en nada al carácter singular y feroz que sugieren sus fotografías. Ella es dulce, sencilla y juvenil, sentada en su silla de ruedas con una mascarilla para protegerse de un resfriado, pero se eleva a casi 1,80cm de altura en sus piernas protésicas cuando se levanta para abrir una caja llena de caracoles que usa para decorar su obra.

Así existo – muñeca (2015) Katayama rellena y decora sus muñecos y objetos cosidos a mano con caracoles, perlas, pelo y cristales Swarovski. Fotografía: Mari Katayama

Su retrospectiva se llama 19872017, el año de su nacimiento hasta ahora, que refleja cuán entrelazadas están la vida y el trabajo de Katayama. “Crear y vivir son lo mismo para mí”, dice. “No hay separación. Realmente no sé dónde termina mi trabajo «. Creció a 45 minutos de la fábrica de dulces en una pequeña ciudad llamada Ota, donde aún reside en un departamento que también le sirve de estudio. De hecho, es más una instalación en constante evolución.

Simon Baker, curador de fotografía de la Tate Modern, quedó impresionado por el trabajo de Katayama cuando lo vio por primera vez en la feria de fotografía Unseen en Ámsterdam el año pasado. «Realmente se destacó», dice. «Hay ideas sobre la identidad y la performance, así como referencias obvias: referencias históricas del arte a artistas anteriores». Cita a Cindy Sherman, Jeff Wall y Matthew Barney. Al mismo tiempo, él agrega, el trabajo de Katayama es único. “Ella toca cosas sin derivar de ellas. También está esta increíble historia personal «.

La artista de niña.

Cuando era niña, Katayama usaba zapatos especiales abrochados a sus piernas con aparatos ortopédicos, lo que significaba que no podía usar ropa regular. Ella recuerda tres generaciones de mujeres en su familia – bisabuela, abuela y madre – constantemente cosiendo ropa para ella y animándola a hacer la suya propia. “Aprendí a sujetar la aguja y el hilo antes de poder sujetar un lápiz”, dice. «Era como: si quieres algo, lo haces». La costura se convirtió en una segunda naturaleza.

Inevitablemente, su discapacidad la distingue en la escuela. El acoso comenzó en el tercer año. Lejos de ofrecer simpatía o apoyo, la maestra de Katayama sugirió que ella había provocado a los violentos al mirarlos con desdén. El acoso se volvió tan grave que comenzó a faltar a la escuela y, durante un tiempo, sus padres incluso la mantuvieron alejada.

A los nueve años, por voluntad propia, decidió que le amputaran la parte inferior de las piernas. Parece una decisión notablemente madura para alguien tan joven, pero Katayama dice que fue completamente práctica: “Fue una elección entre estar atado a una silla de ruedas por el resto de mi vida o poder caminar pero perder las piernas. Elegí caminar «. Posteriormente, se sometió a un año de formación que pareció durar para siempre. Volver a aprender a caminar con piernas ortopédicas le inculcó una disciplina y un enfoque que, según cree, se trasladó a su práctica artística. Capaz de usar ropa y zapatos regulares, se interesó por la moda, con la esperanza de encajar vistiéndose como los demás niñes. Pero el acoso continuó.

Mis piernas (2012) En su primer año en la escuela secundaria, Katayama comenzó a pintar sus piernas protésicas con diseños de tatuajes como una declaración de moda radical.
Fotografía: Mari Katayama

Cuando tenía 16 años, Katayama llamó la atención de Tatsuya Shimada, entonces estudiante de moda, ahora estilista de Vogue Japón. Estaba preparando su programa de graduación, utilizando modelos no convencionales y no profesionales de todas las edades y tipos de cuerpo, y se encontró con Katayama a través de su blog. “Me dijo que estaba dibujando y tocando el bajo en una banda”, recuerda Shimada. La vistió para la pasarela con un estilo que solo puede describirse como Caledonia a través de Harajuku – una falda escocesa personalizada con volantes de clavel rosa con sombreros amontonados en la cabeza, complementados con un ramillete de gaitas – Él le pidió que dibujara hadas en sus piernas ortopédicas, pero en cambio ella dibujó un cardo que se elevó de su empeine. “Fue una mezcla de hermosos colores con un elemento grotesco”, dice Shimada.

Katayama pensó que sus piernas recién tatuadas eran el tipo de declaración de moda que ganaría a sus amigas en la escuela, pero esto no sucedió. “Empeoró la situación”, dice. «Nadie quería tener nada que ver conmigo». Sin embargo, había encontrado una forma de expresarse. «Me hizo darme cuenta de que las palabras y los gestos no eran la única forma de comunicarse». Inspirada en el punk, se tiñó el pelo de verde y se afeitó las cejas. «Era mi forma de decir: ‘Déjenme en paz'».

Mientras tanto, estaba cosiendo y haciendo cosas. Sus primeros autorretratos se tomaron en su habitación con una peluca rubia y un par de piernas rellenas y bordadas de forma ornamentada colocadas frente a ella como si fueran las suyas. “Fueron las piernas que perdí”, dice. “Así es como las imaginaba. Desde el principio, me vi a mí misma como una de las materias primas a utilizar en mi trabajo ”. Sin embargo, ella no ve las fotos como una representación de su yo real. Más bien, son una forma de juego de roles. «No pude experimentar ninguna de esas cosas que hacen las niñas, como probar los tacones altos de mi madre, caminar con zapatos de gran tamaño o jugar a la heroína en una obra de teatro de la escuela».

En mi habitación (2009) Mari Katayama

Una maestra sugirió ingresar su trabajo en la Bienal de Artistas Jóvenes de Gunma. Katayama ganó el premio Encouragement y, por primera vez, el arte parecía una opción viable; a los 23 era estudiante en el prestigioso Instituto de Arte de Tokio.

La instalación de 2014 You’re Mine tipifica la complejidad de su trabajo. Hizo que le hicieran un molde de yeso de su cuerpo, luego lo cubrió con una “piel” de cuero de retazos cosida a mano. Hizo una peluca para el maniquí con su propio cabello y, en lugar de una cara, es un espejo de camerino con luces que usa una actriz para transformarse. Al crecer, Katayama sintió que tenía que imitar a los demás para ser aceptada y conformada: «Esta instalación expresa la idea de que estoy absorbiendo cosas como una esponja de las personas que se miran al espejo».

Eres mía # 002 (2014) Para esta instalación, Katayama hizo un molde de yeso de su cuerpo, luego lo cubrió con una «piel» de cuero de retazos cosida a mano. Hizo una peluca para el maniquí con su propio cabello Fotografía: Mari Katayama

Un viaje reciente a Naoshima, una pequeña isla en el mar interior de Seto en el sur de Japón, le abrió los ojos a Naoshima Onna Bunraku, un estilo femenino de teatro de marionetas tradicional. «Las muñecas para bunraku no tienen piernas», dice Katayama. “En su lugar, utilizan los codos y los movimientos de las manos para expresarse. Me hizo pensar en lo versátiles que son las manos «.

Bystander # 02 (2016) Para este trabajo, Katayama fotografió las manos de miembros de un grupo de teatro de marionetas tradicional exclusivamente femenino, las imprimió en material y las convirtió en una muñeca de muchas manos.

Ella se fotografió las manos, las imprimió en un material y cosió estas nuevas creaciones como si fueran una entidad de múltiples brazos y muchas manos. Esta fue la primera vez que un cuerpo que no era el suyo aparecía en su trabajo y confiesa haberse sentido algo desconcertada por esto. “Cuerpos extraños estaban entrando en mi trabajo”, dice, y recuerda cuando se fotografió tumbada en la playa, teléfono en mano, con los brazos y las manos de esta criatura alienígena brotando de los suyos como las piernas de un crustáceo, una pose inspirada en El nacimiento de Venus de Botticelli.

Bystander # 01 (2016) Katayama se encuentra en una playa de Naoshima, una isla del mar interior de Seto en Japón. La obra se inspiró en el nacimiento de Venus de Botticelli.

Mientras completaba el proyecto, se presentó otro cuerpo nuevo, este que vivía dentro de ella. Katayama está embarazada y le encanta que su hijo nazca bajo el signo del cangrejo, aunque no está segura de cómo afectará esto a su arte. Sin embargo, es poco probable que altere el principio que ha sustentado todo su trabajo, un espíritu que ella resume con las palabras: «Todos los cuerpos humanos, incluidos los que han sido alterados por manos humanas como el mío, son perfectos».

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close