Charlotte Moorman, disruptiva de la tradición

Por Holland Cotter.

Traducción Mundo Performance.

«Piensa alocadamente» es un buen consejo para les artistas de hoy que se enfrentan a la formación de moldes de galletitas y a la esclerosis de las ferias de arte. Esta frase alguna vez tuvo alguna aplicación práctica. Estaba estampado, como logotipo, en una pancarta en uno de los festivales de vanguardia de Nueva York que se celebraban anualmente en la ciudad entre 1963 y 1980, reuniendo talentos marginales salvajes de todo el mundo y soltándolos en lugares como la terminal Grand Central, el Shea Stadium y el ferry de Staten Island.

Por marginados, me refiero a personas que trabajaron con medios artísticos esotéricos (aire, balas, espaguetis) y tenían nombres de los que nunca había oído hablar. Si bien algunes participantes (John Cage, Yoko Ono, John Lennon, Karlheinz Stockhausen) fueron grandes ofertas culturales, la mayoría no lo fue, y la política de puertas abiertas hizo que el festival fuera más extraordinario. Básicamente, si proponías una idea que rompiera las tradiciones y que tuviera cabeza, pasión o política, estabas dentro.

Dada la anarquía que prevalecía, lo sorprendente era que el evento sucediera más que si era exitoso. Y solo sucedió gracias a una persona, la artista y música estadounidense Charlotte Moorman, conocida como «la violonchelista en topless» La artista inventó el festival, lo produjo y convenció a los funcionarios de la ciudad que no conocían el arte de performance, para que los procedimientos policiales lo respaldaran.

Moorman, una persona con encanto sureño y una fe ilimitada en el poder de la comunidad, fue, sobre todo, una celebrante de la novedad disruptiva. Después de su muerte en 1991, a los 58 años, el mundo del arte la olvidó en gran medida o la consideró un accesorio decorativo de la obra de Nam June Paik, con quien colaboraba a menudo. Pero con la llegada de una magnífica biografía, de Joan Rothfuss, en 2014, y dos exposiciones, que provienen del Museo de Arte Mary and Leigh Block de la Universidad Northwestern, donde reside un vasto archivo Moorman, los días del olvido y la percepción errónea terminaron y se revela una figura artística fundamental del siglo XX.

La Sra. Moorman nació en Little Rock, Ark. en 1933 y fue una estrella desde el principio. En el programa de Fales, su imagen en el anuario de la escuela secundaria se destaca de las de sus compañeres de clase. Ellos sonrien; ella brilla. Morena y grandiosa, en 1952 fue coronada Miss City Beautiful de Little Rock. En el mismo año, ingresó a la universidad como estudiante de música, especializándose en el violonchelo, que tocaba desde los 10 años. En 1957, deseando ser concertista, se muda a Manhattan y se inscribe en Juilliard School. Ahí cambió su educación.

Uno de sus compañeros de clase, el violinista japonés Kenji Kobayashi, estaba integrado en la cultura de la nueva música de la ciudad. Él pasaba mucho tiempo en un loft en el centro que compartían Yoko Ono y el compositor Toshi Ichiyanagi (que se encontraban casado), y utilizaban como espacio de performance. Artistas como Simone Forti, David Tudor y La Monte Young hicieron allí sus últimas cosas, un trabajo de mezcla de géneros que combinaba arte, acción, música y ruido. Encantada por todo lo que vio y escuchó allí, Moorman decidió entrar en escena.

Lo hizo de dos formas. Por un lado, se inició en la promoción profesional del arte de vanguardia. En 1961, trabajando para un agente de contratación, ayudó a organizar el evento de Yoko Ono en el Carnegie Recital Hall. Dos años después, por su cuenta, dirigió el primer Festival Avant Garde. Al mismo tiempo, estaba agregando nuevo material a su repertorio de conciertos, en particular «26’ 1499 «de Cage para cuerdas.

Esta pieza requiere que un intérprete entremezcle música instrumental con acciones y sonidos discrecionales no musicales. Con los años, esta se convirtió en una pieza emblemática para ella. (Presentó un extracto en «The Tonight Show Starring Johnny Carson»). Y los apuntes marcados en la partitura son uno de los tesoros de archivo de la exposición Grey, aunque las acciones que escribió en ellas – beber una Coca-Cola, leer las instrucciones de una caja de tampones, convertir una bomba de práctica de la armada en un pseudo-violonchelo – enfurecieron a Cage, quien los encontró autoengrandecidos.

En algún momento, tal vez a través de él, conoció al Sr. Paik, un compositor e intérprete nacido en Corea. Ambos querían acercar el arte experimental, con su potencial liberacionista, a un público popular. Y ambos estaban descaradamente dispuestos a ir a casi cualquier longitud teatral para hacerlo.

El violonchelo, o alguna versión de él, siguió siendo el instrumento elegido por Moorman. El atuendo y el comportamiento estándar del recital (traje de concierto, cofia, expresión concentrada) fueron su modelo para la autopresentación. Esta demostración de formalidad sirvió como contraste para el erotismo absurdo que Paik estaba decidido a infundir en la tradición clásica. Esta dinámica se desarrolló de manera más dramática en una performance en Nueva York de 1967 de su «Opera Sextronique», durante la cual Charlotte Moorman toca  Massenet mientras viste un bikini con iluminación eléctrica, y luego apareció desnuda hasta la cintura, antes de ser llevada a la cárcel por el escuadrón de vicio de la ciudad por cargos de exposición indecente, y más tarde fue condenada.

El incidente le dio visibilidad popular, pero de una forma no del todo buena – como una artista loca, atrevida pero tonta, y componente pasivo del trabajo de un artista masculino – Algunas observadoras feministas no fueron amables. (Andrea Dworkin la llamó «una ramera»). Otras, como Yoko Ono y Carolee Schneemann, que conocían bien a Moorman, vieron latir un pulso político bajo la superficie anticuada de su arte, y las exposiciones duales nos dejan ver esto también.

Son frecuentes las referencias al militarismo. El violonchelo-bomba que puso en la pieza de Cage estaba allí por una razón. Al explicar su trabajo y el de sus colegas, en una entrevista de 1967, dijo: “Con el asesinato de Kennedy, la guerra, la bomba, bueno, en momentos como este, no puedes esperar el tipo de arte que tenías antes. «

En un impresionante videoclip de 1983, interpreta una pieza llamada «Per Arco», creada para ella por el compositor italiano Giuseppe Chiari. El video comienza con un audio de disparos y bombardeos, grabado por el compositor durante la Segunda Guerra Mundial. Después de un breve silencio, Moorman comienza a responder a lo que acaba de escuchar, primero frotando su violonchelo para consolarlo, luego lo hace con dureza y finalmente lo golpea con su arco antes de disolverse en lágrimas. Después de una actuación de 1965 en Alemania, ella escribió:

«He tocado» Per Arco «de Chiari

en muchos países pero esta vez

tengo un sentimiento bastante extraño porque

estoy en Alemania

que bombardea a Italia en el audio.

¿Reconoces tu sonido?

Vietnam República Dominicana

¡¡Misisipí!!»

Charlotte Moorman escribía constantemente, tal vez compulsivamente, como si esa fuera una forma de precisar la realidad, de ordenarla al menos un poco. Sus mapas de planificación a tinta y lápiz para los festivales son tan detallados que desconciertan la vista. Aparecen, junto con reliquias de los hechos, incluida la pancarta original «Think Crazy» del artista polaco Marek Konieczny y decenas de fotografías de tú estás allí del gran artista y documentalista de vanguardia Peter Moore (1932-1993), en la Grey Gallery. Ejemplos de escritura más personal, reunidos por Scott Krafft de las bibliotecas de la Northwestern University, se encuentran en Fales: listas de compras anotadas; notas rápidas de amor para su esposo, Frank Pileggi (1940-1993); libros de citas por décadas; y un Rolodex de doble cañón que parece a punto de estallar.

En 1979, le dijeron que tenía cáncer de mama y se sometió a una mastectomía, de la que parece no haberse recuperado por completo. A principios de la década de 1980, el cáncer reapareció y los diarios de sus últimos años, escritos en líneas apretadas en trozos de papel sueltos, son relatos minutos a minuto del dolor sufrido y del alivio obtenido con la morfina. Continuó trabajando como artista hasta el final: «Si sé que estoy performando, estaré bien», escribe – y como defensora de un arte anti-normal, anti-mercado, necesariamente outsider – Sus últimas palabras grabadas a Pileggi – «No tires nada» – le dan al programa su título. Dejó una montaña de material, gran parte del cual se depositó en Northwestern en 2001.

Todo este material es la punta del iceberg de Charlotte Moorman. Excepto que ella no es un iceberg. Es un fuego inmenso, cálido y que se extiende, siempre a punto de salirse de control, pero lleno de nuevas ideas e historias.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close